Patricia Urquiola.

Por veoveo / 3 enero, 2013 / 5 Comentarios

Urquiola 2
Urquiola 3
A día de hoy seguro que ya os habéis dado cuenta que los nuevos formatos de artesanía ya forman parte de nuestro día a día: campañas publicitarias hechas con punto o costura y punto de cruz, amplía oferta de talleres con propuestas como las alfombras con ganchillo XXL, mercerías modernas… y cómo no, productos de diseño de interiores.

Y un ejemplo perfecto, en este último ámbito, es sin duda el trabajo de Patricia Urquiola que hoy os queremos presentar. Una arquitecta vasco-asturiana, residente en Milán, que nos deja sin respiración cada vez que aplica una técnica tradicional a un mueble o alfombra.
No es de extrañar que las revistas Wallpaper y Elle Deco le concedieran el premio de Diseñadora del Año y las revistas alemanas Home y Häuser la nombraran diseñadora de la Década 2000-2010. Además de que algunos de sus productos se encuentran expuestos de manera permanente en el MoMA de Nueva York así como en otros museos.

Punto y ganchillo aplicado a alfombras (imágenes 1 y 2), cestería para muebles de exterior…
Urquiola 4
Urquiola 6
… punto o costura en fieltro para chaise longue…Urquiola 1
Urquiola 5

¿Quieres que te sorprenda cada semana?

Creadores, tutoriales, libros, talleres, ferias...
¡Además de promociones y sorteos!

 

     
 

 

5 Comentarios

  • Avatar
    3 enero, 2013 at 7:27 pm

    Adoro el sofá-sillón blanco… tan recogidito tiene pinta de ser perfecto para abrazarse ;)
    Lo nuevo y lo viejo unido… cómo dice mi madre: «Todo vuelve»

  • Avatar
    3 enero, 2013 at 7:41 pm

    ¡Qué preciosa tu frase! «lo nuevo y lo viejo unido». Gracias por tu comentario.

  • Avatar
    Mònica
    4 enero, 2013 at 7:19 am

    Unos diseños muy elegantes y tentadores para un buen momento de relax.

  • Avatar
    May
    9 enero, 2013 at 9:32 pm

    Es genial! estas son las cosas que me hacen sentir mal porque me llevan a recordar que tengo mi labor olvidada en el cajón… pero lo importante es que la tengo empezada!

    • Avatar
      10 enero, 2013 at 1:41 am

      Sí, eso es lo importante! Este post es otro ejemplo de que las labores no caducan y se adaptan a los tiempos. Tu labor te seguirá esperando para que la acabes como pensabas o que la retomes con nuevas intenciones. No hay que sentirse mal! Todo a su tiempo.

Escribir un comentario

Campos obligatorios *

tres + uno =

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Posts de interés

Al utilizar este web, aceptas que veoveo magazine utilice cookies para mejorar la experiencia de navegación.

ACEPTAR

Aviso de cookies