Thomas Bertrand – Mapa en porcelana

Por Gabriel Bravo / 26 enero, 2016 / 0 Comentarios

Me hace una ilusión tremenda estrenar el año contando con la colaboración de Gabriel Bravo, editor y amigo al que admiro. En la sección Colaboradores encontrarás todos los detalles sobre él y sus dos proyectos editoriales de los que me declaré fan desde el día que nos conocimos, Morsa y Walrus.
Déjame decirte también, porque no puedo resistirme, que en su trabajo y en su vida lo acompaña Paco, un perro que me tiene enamorada.

Sin más te dejo con su primer post…

Conozco a Thomas Bertrand porque un día cuando impartía clases de español para extranjeros, lo encontré sentado a mi lado, y con mi certidumbre de hacer de la educación una forma de transmitir la amistad y el mutuo entendimiento, ahora somos amigos. Bertrand es una puerta abierta por un golpe de aire, un remolino en una taza de café bien caliente que ha elegido la pintura sobre porcelana para sentarse a pensar con resultados que dan brillo a las artes decorativas. Parece que con el viento ha recogido briznas de vida para dejarlas aposentadas en blanco caolín.

thomas-bertrand-3

Thomas se tomaba la vida poco en serio hasta que empezó a pintar y encontró la tranquilidad en el trabajo. Lo convencieron el vacío y la plenitud que conlleva el pincel y la posibilidad de contar su historia con burbujas de sentimientos enterrados. Así como en la vida cambiamos a las personas amadas por otras personas que amamos de otra manera, él fue probando técnicas hasta que un día mantuvo una relación firme con la porcelana: blanca, compacta, frágil, dura, translúcida, impermeable y musical. Un material que lo ha hecho transformarse porque ha encontrado su credo pasional que le acompañará como el encendedor y la llave. Lo más sorprendente, y eso lo supe en cuanto lo vi, es que Thomas Bertrand no necesita de profesor para aprender porque tiene alma autodidacta.

thomas-bertrand-porcelana-4

¿Cómo se acerca el lujo de la decoración de porcelana a un librepensador? La impertinente pregunta es como buscar la relación del todo conocida entre tocino y la velocidad. Las artes decorativas se deben en esencia a la compresión de este sistema ideológico donde la búsqueda del yo tiene tintes dorados que descansan en una silla mullida y manchada por el paso del tiempo. Thomas ha adquirido sus frutos con la paciencia del buen artesano, pintando hora tras hora su mapa mental y haciendo señales geométricas que le hagan comprensible el desatino de la supervivencia.

La fuente la encontró en Normandía, esa región con nombre que en castellano tiene cierta gravedad pero que en francés se hace etéreo. Allí como un rayo fue seducido por lo minucioso y preciso de la decoración del mineral de arcilla, el feldespato y el cuarzo que componen la porcelana, encandilado por el fuego primigenio que hace permanente el dibujo, hechizado por la espera entre la noche y el día del cocido y fascinado por la contemplación de cada pieza en el desayuno donde todavía queda un calor  latente.

thomas-bertrand-porcelana-6

Enmarcar un hecho histórico, aunque sea en la preciada porcelana china, siglos después puede convertirse en lo contrario, la historia es narcisista y sus reflejos son incoherentes. Bertrand admira el brillo de la memoria, ese con nombres propios con reminiscencias a castillos y aristocracia de gusto refinado, Meissen, Chantilly y Sèvres, donde fueron creadas los talleres de porcelana durante el siglo XVIII para evitar el elevado coste que suponía la importación del lejano oriente. Allí se trasladaron artesanos anónimos de toda Francia que convirtieron su porcelana en una de las más famosas del mundo. Allí dejaron su impronta siguiendo las luces del momento con abundancia de detalles propios, cada uno en lo suyo, formando escuela para generaciones venideras.

Paradójicamente hoy en día todo se fabrica en el lejano oriente y las importaciones vuelven a venir de China debido al bajo coste que supone su producción en cadena, lo que nos ha llevado a la vulgaridad del objeto despersonalizado. Sin embargo, también gracias a ello ha permitido que la artes decorativas en todas sus facetas hayan renacido, volviendo a sentar al artesano en el sitio que le corresponde, recuperando la mística del objeto y su amor a meditar frente a la pared de un acantilado.

thomas-bertrand-porcelana-7

Thomas Bertrand tiene sin saberlo reminiscencias de artistas y artesanos con los que comparan su obra. El dorado de Klint, la geometría del mosaico otomano, el puntillismo de Seurat, el desorden Monet y la ingenuidad de Paul Klee, y digo sin saberlo porque el trabajo de Bertrand está hecho de tiempo, de mente en blanco, de café, de espera y de gestos, y claro, el gesto es reconocible pero innato y no premeditado. Otra vez la puerta abierta por donde se entra y se sale, que requiere en cada proyecto su tiempo, una habitación hecha de meses donde enfrentarse a la creatividad hasta encontrar la idea que unos llaman locura y otros belleza. El trabajo del artesano se mide en experiencia porque la búsqueda se hace más precisa en la repetición del trabajo, y el gesto insconsciente es como la chispa eléctrica de la neurona, liberadora.

La obra de Bertrand tiene un especial interés en la cartografía, en las fronteras naturales que hacen al hombre en el territorio donde pueden contemplar el mapa estelar, el espejo de ida y vuelta que va más allá de nosotros. Sentarse a amueblar la mente es su tarea como artista, porque al igual que es una puerta abierta, la pintura que realiza sobre porcelana lo atraviesa con un hilo que lo pone en contacto con la ética de la vida: la paciencia, la convicción y la perseverancia en el servicio de la belleza.

Para comprobar todo aquello de lo que hablo os invito a acercarse a la obra de Thomas Bertrand en París, en Agnès b., Rue du Jour, 6, 1, y para a los que París le coja a desmano pueden apreciar, y si les he convencido, comprar su obra en thomas-bertrand.com

¿Quieres que te sorprenda cada semana?

Creadores, tutoriales, libros, talleres, ferias...
¡Además de promociones y sorteos!

 

     
 

 

No hay comentarios

No hay comentarios

Escribir un comentario

Campos obligatorios *


Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

19 − cinco =

Posts de interés

Al utilizar este web, aceptas que veoveo magazine utilice cookies para mejorar la experiencia de navegación.

ACEPTAR